TIPS FOR TEACHING D.J.J.
    The Juvenile Justice Detention Center Of Miami


    1. Expect the unexpected.

    2. Try to be regular. If you commit to twice a week, one of you should go.

    3. Arrive early. (This, although they are sure to make you wait.)

    4. Ask to do a second module. The closer we to being weekly, the better.

    5. Get them involved. Putting out and rolling the mats, demonstrating the moves, distributing papers, etc.
    Give them “homework” practice.

    6. Tolerate the noise. Officers will usually turn down the TV if you ask them.

    7. Keep your things away.  Reading glasses, bells, etc. No sweets, no pens.

    8. Be tolerant. Many of these children act as if they have ADHD. Many are medicated. They may feel
    exposed when they leave the pack to join class.

    9. Do not get too mystical. Even so, some bells, beads or songs are appealing to these kids.

    10. Do any "mindful movement". Not just static asanas. Mix it up! I find that they like qigong with a hint of
    martial arts. But remember, combat arts are prohibited.

    11. Show, correct, complement, encourage. Avoid criticizing or acting domineering. Recognize their
    efforts. Don't ignore the quiet or the retiring ones. You can raise your voice and move around, but be free of
    aggression.

    12. Be super-patient. Some usually leave the class halfway thru. Some cannot meditate well. Deep your
    focus. Know that just their coming to the group shows something. Even onlookers may benefit more than they
    know!

    13. Start and/or finish with meditation.  1, 2, 5 10 minutes, or with yoga relaxation. FEEL IT OUT. Each
    group is different. Occasionally I only do meditation!

    14. Guide the meditations. Set the example of how to sit (but always with your eyes slightly open). Your
    quiet words reassure. Your guidance tells how to proceed. You may be the only meditation instruction they
    ever get.

    15. Do not expect "little buddhas.” After one or two minutes of meditation, some will usually be looking
    around. Do not scold them. The mere fact that these restless people see you and the class sitting with
    discipline will make a strong impression.

    16. Use any related materials or exercises appropriate.  Of special value to youth are: mini-meditations
    of  creative visualization, self-protection, forgiveness and gratitude. Also, communication exercises, an
    introduction to the yogic moral code, suggestions on controlling thoughts how to respond without reacting,
    self-evaluation and more.

    17. Offer literature and books. But only if they want them. (We are not preachers forcing something on
    them!) It is both a thank you and a recognition of their worth, as well as a reminder of what you taught them
    and background information.

    18. Get to know your audience. These kids are mostly from marginalized populations. Usually, they are
    survivors of multiple traumas. Their bad behavior can be an expression their frustrations, an attempt to
    escape, due to the company around them, due to poverty and joblessness, lack of gods upbringing, mental
    deficiencies, and more.  If they don't get it together they are going to face a life of bad karma and prison.  
    They know that but often feel trapped. While they are in the juvenile jail, their family lives, their situation and
    their neighborhood can be sources of terrible anxiety. The officers have told me sad stories of the ones that
    straighten out and blossom in the relative security of DJJ, and then when released get shot dead in the
    streets. So understand that teaching them meditation may be more than just a useful tool, but a real lifesaver
    if they use it.

    19. Understand, the officers are your friends, your collaborators.  Give them full respect. They will not
    give you many orders, but if they do, do what they say immediately.

    20. Do not consider religious volunteers as rivals.  They are fulfilling  Jesus's mandate to visit the sick,
    the hungry and the imprisoned and usually do it superbly, doing a lot of good. However, intolerance and
    dogmatism may rear their ugly head. Occasionally, nasty lies about our program have been circulated by
    some sects or they have become jealous of the popularity of our program. In the US this is strictly forbidden
    and must be reported to the administration immediately.

    Lawrence Huff
    +1 305 926-3578
    huffyoga@yahoo.com        
    yogaandmindfulness.org

    ESPANOL

    CONSEJOS PARA DAR CLASES
    Centro de Detención Justicia Juvenil de Miami,  DJJ

    1. Espera siempre lo inesperado.

    2. No falla en asistir a lo que esta programado. Si te comprometes una vez por semana, no
    fallas o llame tu colega, actualmente que no hay.
    (Es posible que tengas la alternativa de entrar un sábado o un día de la semana. Y tampoco sabes
    a qué "mod te enviarán. Eso no significa quedar en tu asentaderas  perezosa y no hacer nada
    ¡Vete!)

    3. Llega temprano. (Esto, aunque estén seguros que te van a hacer esperar una eternidad.)

    4. Pide hacer un segundo modulo. ( Por lo menos así lo hago yo.) Cuanto más nos acercamos a
    ser una clase semanal, mejor.

    5. Haga que los niños se involucren, extendiendo y enrollando los tapetes, demostrando los
    movimientos, repartiendo los papeles, etc. Deles la tarea para seguir practicando.

    6. Sea paciente con el ruido. Los oficiales pueden bajar la TV si te los pides.

    7. Mantenga tus cosas en tu bolsa. Gafas, campanas, etc. No lleva dulces, bolígrafos.

    8. Sé tolerante. ¡Muchos de estos niños actúan como si tuvieran TDAH (Trastorno de
    Hiperactividad con Déficit de Atención). Muchos son medicados. Padecen de múltiples problemas
    emocionales.

    9. No sea muy esotérico. Aún así, algunas campanas, cuentas o cantos atraerán su atención y la
    animarán.

    10. Haz cualquier tipo de “movimiento consciente”. No solo asanas estáticas. ¡Mezclarlo!
    Encuentro que les gusta el qigong con un sutil sabor de artes marciales. (Pero recuerde, las artes
    de combate como tales están prohibidas).

    11. No critica ni dar órdenes demasiado. Complementa mucho. No ignore los jóvenes callados o
    tímidos. Levanta la voz y muévete, pero de modo no agresivo.

    12. Sé supe-paciente. Siempre, algunos abandonarán la clase.  Pero solo que vinieron les puede
    beneficiar. ¡Incluso los espectadores pueden estar beneficiándose!

    13. Termina con una meditación.  Quizás 5 minutos, o con relajación guiada. A veces inicio con
    meditación también.  Pueden ser cortijos o mas largos como de 10 minutos, según tu intuición. Me
    acuerdo una vez que tuve solamente dos niños y no hice nada más que una serie de meditaciones.

    14. ¡Ayúdales por modelar la meditación!  De el ejemplo de como sentarse, pero siempre
    mantén tus ojos ligeramente abiertos para seguridad y para controlar la sesión. Tus palabras
    medidas les tranquiliza y les indica como proceder. Acuérdate ¡Tus palabras pueden ser la única
    instrucción de meditación que recibirán en sus vidas!

    15. No esperes "pequeños budas". Después de uno o dos minutos de meditación, algunos por
    lo general comienzan a mirar alrededor y hasta hablar con el vecino. Es posible corregirlos y seguir.
    No los regaña. Es parte del entrenamiento.  A veces les digo que pueden bajar la cabeza, y están
    acostumbrado a esto por los religiosos. Puede sugerirles que se acuesten. El solo hecho de que
    estos inquietos lo vean a usted y la clase sentada con disciplina causará una fuerte impresión
    positiva.

    16. Introduzca cualquiera otra enseñanza relacionada que sea apropiado.  De especial valor
    con los jóvenes, aunque no siempre hay oportunidad, son: Las practicas de visualización de sus
    metas, de auto-protección, de perdón y gratitud, los ejercicios de comunicación, una introducción al
    código moral, sugerencias en como controlar los pensamientos y como reaccionar sin violencia o
    impulsividad, etc.

    17. Ofrescales literatura para estudiar y aplicar.  Ademas, es un reconocimiento de su valor
    personal y un agradecimiento.   

    18. Comprenda sus vidas . Estos son niños y niñas en su mayoría de poblaciones marginadas.
    Por lo general, son sobrevivientes de trauma encima de más trauma. Su mal comportamiento
    puede ser un reflejo de su crianza, sus campaneros, una forma de expresar sus frustraciones, un
    escape o pura necesidad económica. Sin embargo, puede llevarles a una vida dentro y fuera de la
    cárcel si no se compongan. Y ellos lo saben! Mientras están en el presidio juvenil, sus vidas
    familiares, su pobreza y el vecindario de que son, pueden ser fuente de terrible ansiedad  Los
    oficiales tristemente me han contado sobre los que se compongan en la seguridad de DJJ, y luego
    son liberados y asesinados a tiros en las calles. Comprenda que al enseñarles la meditación no
    solo están dándoles una herramienta para vivir mejor, sino un posible bote salvavidas si lo usan.

    19. Saber: los oficiales son tus amigos, tus colaboradores.  Dales todo el  respeto. No te
    darán muchos ordenes, pero si lo hacen, hazlo que dicen de inmediato.

    20. No considere a los voluntarios religiosos como rivales.  Están cumpliendo el mandato de
    su maestro en visitar a los internos y hacen mucho bien. Sin embargo, había ocasiones en que
    hicieron circular mentiras y calumnias sobre el yoga o trataron de bloquear nuestros derechos como
    programa de rehabilitación. Esto es otra cosa! En los EEUU es estrictamente prohibido y debe ser
    reportado a la administración mediatamente.  Yo digo que si el mundo de meditación y yoga
    compartiera el mismo nivel de compasión que ellos ¡sería un mundo diferente!